ES MÁS FÁCIL PREVENIR QUE REMEDIAR